martes, 10 de mayo de 2016

Entrevista

Las farmacias como empresas


Las Farmacias son aquellos establecimientos donde se preparan o venden medicamentos y otros productos favorables a la salud de la población. Además, están establecidas como empresas ya que supone un comercio o dispensación.
En un pueblo muy cercano a la provincia de Guadalajara se encuentra la farmacia de Joaquín Pérez, un profesional que desde junio del año 2000 proporciona medicamentos a los habitantes de dicha localidad. Se encuentra en la segunda generación ya que su hijo, José Manuel Pérez, también se ha incorporado al mundo laboral a través de dicho negocio, después de haber estudiado en la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid.



Esta Farmacia se estableció en dicho lugar porque según su propietario, era un sitio con posibilidades de futuro y la población estaba creciendo. Los comienzos, como siempre, fueron difíciles por todo lo que hay que pagar al inicio de establecer cualquier tipo de negocio, teniendo así menos ingresos.

Aparte de la cantidad de medicamentos que hay en el interior del local, también se pueden encontrar productos infantiles como papillas o leche para recién nacidos así como anticatarrales, cremas para ambos sexos, protectores solares y un largo etcétera. Este tipo de ventas se encuentran aún a la baja por la férrea competencia que existe con los supermercados y grandes almacenes, que venden todo esto a precios, a menudo, menores. Las ventas en dicho establecimiento son estables, según Joaquín Pérez y su hijo, son muchas más de las que esperaban. Tienen más beneficios que pérdidas, si bien casi siempre hay beneficio ya que los productos se compran a un precio y se venden a otro superior. A pesar de ello, también haya muchos gastos por la cantidad de pagos que hay que realizar, al ser una empresa autónoma.

El público que las visita es muy diverso. Todo el mundo tiene en algún momento de su vida un problema médico por el que debe asistir a una farmacia para adquirir aquellos medicamentos que mejor le convengan. En este caso, al ser un pueblo pequeño, lo más frecuente son aquellas personas pensionistas. Sin embargo, también frecuentan el lugar jóvenes y adultos. El local cuenta también con un punto SIGRE, un contenedor favorable al medio ambiente en el que la población puede depositar los envases vacíos o restos de medicamentos que ya no se pueden usar por su caducidad o mala conservación.

Actualmente cuenta con dos empleados, que realizan una gran labor social. Asesoran a los ciudadanos del correcto uso de los medicamentos y de cuáles son los más indicados según lo que les ocurra.
En definitiva, lo que ha hecho que la empresa haya durado tanto tiempo ha sido la visibilidad del local, ya que está situado en una zona donde hay una carretera y la gente suele parar a menudo. Por otro lado cabe destacar que los medicamentos son una necesidad de la población que siempre va a estar presente.

El futuro de este establecimiento está en estrecha relación con el futuro de la industria farmacéutica en general y del Gobierno en particular, ya que es éste quien establece los precios para adquirir las medicinas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada